La rodilla al descubierto – Historia de la minifalda

Mary Quant

A día de hoy la minifalda está tan asentada en nuestros armarios, calles y escaparates que parece increíble que hasta hace unas décadas fuese una prenda impensable. Su nacimiento tiene dos porqués: ganas de innovar en un mundo encorsetado y, cómo no, la provocación que rodeó a muchos de los cambios de la década de los 60.

Son casi infinitas las horas de conversación en torno a quién inventó la primera minifalda. Nosotros, que somos unos románticos, nos quedamos con la grandísima Mary Quant, musa e icono a seguir. Según sus palabras, la minifalda fue la respuesta a la “aburrida forma de vestir” de los años 50.  En 1964 y cansada de convencionalismos, decide acortar el largo de las faldas de su tienda Bazaar en King’s Road (Chelsea). Para bautizar su creación, toma el nombre del recién estrenado modelo de automóvil Mini.

Iconos londinenses del momento, como Twiggy, Jean Shrimpton o Penelope Tree se enfundaron rápidamente en twiggy con mini-shortsminifaldas de todas las facturas y colores. La fama de esta prenda pronto cruzó el charco, y hoy ya son famosas las imágenes de Jacqueline Kennedy luciendo rodilla. Quant, que conocía muy bien la demanda de su clientela, se convirtió entonces en estandarte del Swinging London, y no solo con la minifalda, ella misma decidió acortar los pantalones, otra de sus invenciones estrella. La popularidad que adquirió fue tal que la diseñadora llegó incluso a crear su propia línea para el interior del Mini 1000 Designer.

En la escena Mod/Sixties la altura de la falda siempre ha dado mucho que hablar. Tanto es así, que ni siquiera a día de hoy nos ponemos de acuerdo: hay quien prefiere la falda hasta las rodillas al más puro estilo inglés y hay quién, por el contrario, no necesita medidas.

Desde Carnaby le estaremos siempre agradecidos a Mary Quant por ese momento de lucidez, ¡con lo que nos gustan a nosotros las minifaldas! Es que además, no es sólo moda, también es una cuestión de comodidad: ¡imaginaos lo que tenía que ser correr detrás de un autobús con una falda de tubo!

Compartir:

Un commentario de “La rodilla al descubierto – Historia de la minifalda

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>